viernes, abril 09, 2010


Tus palabras hacen huir tu mirada

hacen que tus transparentes ojos vayan a alumbrar otros planetas

porque albergan el sol

un sol que no puede decirse en voz alta

de tanto que quema mi garganta maniatada.


Pero tu alma se escapa por tus verbos titubeantes

y va torpemente a guarecerse en mis oídos.

Porque sé que eso es lo que quieres

refugiarte en mí.


Aquí estoy.

2 comentarios:

gonzalo dijo...

allí estás y eres la primera estrella del atardecer.

gonzalo dijo...

Allí estás, cálida y silenciosa.