domingo, mayo 09, 2010

No me gustan las sorpresas.
Ese álito de invasión que desprenden me incomoda;
me es agresivo.
Esa algarabía que traen adheridas me huele a cortina de humo
que encubre algo un poco fatídico.
Me gustan los anuncios,
los preámbulos,
los rituales.
Creo que ellos no eximen de magia y encanto a las cosas,
ni las situaciones,
porque la alegría o el asombro no son patrimonio de la sorpresa.
¿Quedó claro?
NO ME GUSTAN LAS SORPRESAS.

2 comentarios:

gonzalo dijo...

no hay sorpresas, todos el sol que gira y mira co amor.

Víctor Hugo dijo...

jajajaja quedó clarito!

Excelente la foto!

saludos!
VH