jueves, enero 31, 2008

Hasta siempre...



Lo conocí hace años cuando yo era una Joven Comunista de Valparaíso y tenía la tarea de locutear un acto en la Universidad, junto con un compañero.

Él se nos acercó, nos saludó y con sus manos en nuestras mejillas nos agradeció el compromiso con la libertad, pero nos dejó también muy en claro que debíamos estudiar porque ésa era nuestra primera obligación con el país, convertirnos en profesionales y, desde ahí, seguir luchando por hacer de Chile un país más justo.

Ese hombre era un ejemplo de entrega, de perseverancia, de aplomo y ternura...un revolucionario...

Hoy ha muerto un símbolo de la política decente de este país; un escritor de las luchas que ha debido librar la clase obrera; un incansable defensor de la vida; un padre dedicado; un maestro de las generaciones jóvenes; un comunista.

Adios, compañero, seguro a estas horas debes estar disfrutando un tinto con la Gladys y, sin duda, planificando alguna tarea para hacer más solidario el cielo.

Los que quedamos, sabremos llevar a cabo tus enseñanzas.

Hasta siempre...

2 comentarios:

gonzalo dijo...

muy digno de tu alma y de tu compromiso.

un abrazo.

Víctor Hugo dijo...

Combativo el hombre.... de todas maneras prefiero al escritor que al político....

un abrazote