jueves, enero 24, 2008

Un rapto de verano me llevó hasta el sur
Una voz del pasado me llegó a los oídos
con palabras cargadas de nostalgia
con una ilusión pretérita
que se coló en el presente.

¿De qué están hechos los recuerdos?

De suaves susurros en la espalda
de días largos
de calor en las palmas de las manos
de sueños atemporales
de frases no pronunciadas

de abismos.

El corazón cobra fuerza y brío
la alerta se torna corpórea
el calendario se hace protagonista
y la espera ocupa su sitio al centro del escenario.

Sólo falta que ensamble una pieza:
EL DESTINO.

1 comentario:

NIGHTMARE dijo...

Hola... te he visto y no te había escrito... me gustá tu blog.