martes, abril 22, 2008

El presente me habla de girasoles justo cuando el otoño estrangula las hojas y mi ánimo vivo momentos de ajetreo y confusión me devano los sesos tratando de descifrar qué es lo que quiero en definitiva estoy convencida de lo que estoy haciendo? vale la pena dejar de lado la comodidad de una rutina anunciada y conocida por saltar a una quimera que puede ser un abismo disfrazado de felicidad? es la pregunta frecuente, es la duda persistente y es la única incerteza que soportan mis elásticos mentales quiero raíces que se entronquen en mi cuerpo y no un remedo de realidad que luego deba arrastar como un lastre para eso mejor cierro los postigos y me guardo a esperar ver pasar mi cadáver una tarde de domingo cuando el sol esté en su plenitud y ya no haya más que hacer por otro lado es bueno tomar riesgos hacen que lata el corazón se estiren los músculos y escurra por el cuerpo la sensación de estar viva será que debo dejarme mecer y CAER como las hojas amarillas que ya pueblan el suelo que piso a diario? no sería la primera y por cierto no la último porque mi naturaleza es una búsqueda de estos momentos que en cuanto llegan me hacen huir casi despavorida es mejor esperar si total finalmente tengo una vasta experiencia en el acecho.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

sigue esperando nomas vieja cochina y patética.

luis dijo...

Te he visto sobreponerte a tremendos vendavales, y aún te han quedado fuerzas para "afirmar". He visto tu sonrisa. He escuchado tus palabras. Las he leído, con un afán que ni Asimov, ni Herbert (que me perdonen...que te perdonen) han ocasionado en mí.
Respira y vive... más allá de mezquinos odios.

george dijo...

¿quien será este mal educado?

Seguro que es un tipo fracasado en la vida, espero que le den por el ...., tan fuerte, para que no se levante nunca más!

------------------------

querida Vigilia,
espero que el desgraciado no es alguien cerca de ti, alguien que tienes que aguantar!!!
un abrazo