viernes, septiembre 12, 2008


Mis sábanas acunan aquello que se me olvida a diario
mi mente está hecha de hilachas sin porvenir
pero recuerdo la hebra que me ha dado el sentir
a quién debo pedirle más?

Mejor escondo la cabeza bajo la almohada
y reniego de los que no me aceptan así
desmemoriada y semi ausente.

Nada de eso soy
pero solo pocos están llamados a saberlo
no pelearé con el resto que se queda en la minucia.

Reivindico los espacios vacíos de sonidos
los intersticios de las palabras
la comisura de lo dicho.

Al que quiere quedarse con lo evidente, fatuo y artesanal
le doy la bienvenida a mi paraíso
hay pasto para todos.

El elixir solo está en la mesa para quienes se dan el trabajo de ir más allá
de lo estrictamente superfluo
Bueno así soy yo

Me acusan de estar presente-ausente
de parecer un espectro público a quien nadie sabe descifrar
pero eso es una falacia.

Me saben los que me leen
entre líneas
los que no se contentan con ver salir el sol
sino que se preguntan por qué por el oriente.

No tengo respuestas para eso
ni siquiera para deletrearme un psicoanálisis de feria persa.

Soy como soy y sin tapujos puedo decir que
no soy nadie, pero existo.

No se hagan tanto rollo
mírenme a los ojos y desentrañarán el misterio
no es tan difícil
pero exige concentración y algo más que vena.

Lo que pasa es que están acostumbrados a leer sobre el agua
y yo soy marea profunda
aunque no turbia ni impredescible
ese es un mito.

Estoy a la vuelta de un bolero lastimero

Hagan el intento y les aseguro que me hallarán
y si por casualidad no es así
no busquen respuestas en mí...
analicen su perturbada forma de mirar.

2 comentarios:

gonzalo dijo...

que brava que eres amiga, tienes la fuerza de una marejada.

Víctor Hugo dijo...

mmm .... me gustaría llegar a ese elixir tuyo....
pero ¿será posible llegar a ti con todo es ostracismo que describes?
y si los otros andan también como tu?
si los otros necesitan de ti en un momento específico en que andas sumergidas dentros de tus mares?

un abrazo
Víctor Hugo