martes, diciembre 25, 2007

Lo vi atravesar el cielo frente a mis ojos...dibujó un arco dorado y brillante justo enfrente de mi vista y desaparecer, no sin antes dejar una estela de su risa cantarina entre las nubes.
Jamás olvidaré aquella imagen...me dejó muda durante varios segundos, extasiada.

Por un instante, creo que lamenté haber estado sola porque nadie me creería cuando lo contara, pero luego disfruté que ese momento haya sido sólo para mí.

Estaba parada en el balcón del departamento de la Villa Portales; un 6º piso que abarcaba gran parte de ese poniente ya sumido en la plena oscuridad. Tenía puestos mi tradicional vestido rojo, zapatos negros y brusa blanca.

También llevaba puestos, tal vez, unos 5 o 6 años de vida.

Anoche lo recordé todo tan nítidamente como si sólo un año atrás lo hubiese vivido. Anoche, justo a las 12, cuando me paré frente a mi ventana, de ahora 42 años.

3 comentarios:

Luis Seguel Vorpahl dijo...

Ve al balcón, hay algo para ti allí mujer.

Víctor Hugo dijo...

Qué bonito.... la magia de creer en el viejito a esa edad es un recuerdo que no se olvida nunca...
Con el tiempo las creencias van madurando creo yo... conla pérdida de la inocencia... empezamos a creer en el amor de pareja, a creer en la felicidad, en la libertad, en la justicia...

QUE TENGAS UN MUY BONITO/HERMOSO/ATRACTIVO/JUSTO/AMOROSO FiN DE AÑO!!!!

saludosssssssssssssssss

gonzalo dijo...

bienaventurado el balcón que te recibe y el cielo que te invita a volar.