jueves, junio 05, 2008


Hay que mirar en medio de la niebla
y translucir el sol en las vértebras
hasta cuajar el segundo aquél
que no debió partir por la rendija.

Un grito de desespero
relojes colgando de las gargantas
partos desmesurados
la luna que calla y avanza.

Guardar el polvo en un bolsillo
cubrir los ojos de melodías
pintar un ladrido en otoño
sellar las palabras en gotas.

Un huevo derritiendo desiertos
se encumbra una eterna madrugada.

4 comentarios:

gonzalo dijo...

me gustó la música de este texto, la elegancia de sus palabras, la belleza de tus imágenes.

george dijo...

Hola Vigilia,
este cuadro de Dalí no lo conocia, es muy bueno, soy un admirador de Salvador...
tu poema es perfecta como describe los cuadros,
el sol que pasa por la rendija,
relojes colgando,
un gito y un parto,
polvo que cubren ojos,
siento el gran masturbador,
pintar o sellar palabras,
el huevo se derrite,
la limpia madrugada del desierto...
----------
queria poner mis ideas al poema, si no te gusta mi fantasia, olvidala!!!

un abrazo

Luis Seguel Vorpahl dijo...

Hola, despues de miles de horas, viajes extraños a lo desconocido, dolores nuevos y sensaciones inútiles, regreso para siempre, para quedarme, ojalá encuentre aún tibia mi cama. Las diculpas estan demás. Se que entenderas, por eso soñaba con volver.

Luis Seguel Vorpahl dijo...

Comentarios Moderados??? qué pasó en medio de mi ausencia? un ratón se metió bajo la cama?