martes, febrero 06, 2007

Estoy aquí...

He subido a tus caderas
y recorrido tu pampa de casitas inclinadas.

He hablado con los gatos
y ahuyentado a las gaviotas que te inquietan el descanso.

He olido tus pudores de mar y tiempo
y he trabado amistad con las luciérnagas que
te alumbran de noche.

A cambio
me has devuelto el murmullo de tus escaleras interminables
y la filosofía profunda
de tus oxidados ascensores.

Me has mostrado fotografías
de aquella jovencita ansiosa que se buscaba
en tus noches de bares y tango.

Estoy de vuelta

Nos seguimos amando
y luego de tanto esperarnos
aquí estamos de nuevo
mirándonos hasta extasiarnos.

5 comentarios:

luis dijo...

Vas a hacer que los celos crezcan ... pobre Santiago. Tan abochornado, tan trabajolico, tan transantiago.

Asi que tu sigue caminando, recorriendo tus cerros, mirando la arquitectura caotica y hermosa.
Gracias por mostrar así
al Puerto.

gonzalo dijo...

pucha. este poema no es para mí.

gonzalovillar dijo...

qué miedos hay sobretu almohada?

tierragramas dijo...

ah!
pero qué terrible eres!
escribes eso y uno se queda pensando en el poder que tienen los sentimientos humanos. cuando son verdaderos, claro.


Saludos!
maestra,como siempre!

gonzalo dijo...

ta cerca. Y hoy que tengo pena, me hiciste falta.