martes, febrero 20, 2007

Furia a más no poder...

Mi sombra se la llevó el presagio
y la canción se marchitó en tus labios
un beso se apagó con otro
y mi nombre fue reemplazado.

¿Qué hago esperando tu regreso?

No hay abismo más férreo que esta furia
esta furia que corroe y perpetra
este cuarto obscuro en que me he convertido.

Yo no quiero despertar con tu nombre anclado
ni recorrerte con un pensamiento estéril
me niego a correr por la pendiente de tu ausencia.

Sólo silencio he recibido a cambio

esencia de soledad y demencia.


Me niego a no ser habitante de tu recuerdo
porque yo lo construi a pulso y caricia
o ya lo olvidaste también?


Convierto mis lágrimas en sal
y en desértico pareje allí donde vivías en mí
no quiero seguir lamiéndote los pasos
ni hacer de tu búsqueda mi apostolado.

Pero
te amo aún
y duele parpadearle a la realidad
enceguece la certeza de lo inútil que ha sido evocarte
y desgaste el desprecio que de vuelta he conseguido

Un silencio de sepulcro
una marejada en los tímpanos
un dolor inefable
un aborto de entrañas
un hacerme invisible para los otros

................................................................

todo eso te lo debo...

Mil gracias, amor,
yo te amo aún.

1 comentario:

FAUSTO dijo...

abortar entrañas.... ke fuerte.

tranquila... todo es tránsito en esta vida.


buen blog. me gusto.