miércoles, julio 05, 2006

Dejando atrás...

Vengo a depositar
mi ultratumba atolondrada
este residuo de pasado
que me cuelga en la muralla.
Es una esquirla de la memoria
que se hizo costra
creció como hijo
y hoy se independiza.
Debo vivir mis propias
nimiedades
y aprender a surgir
sin vástagos desangrantes.
Quedo un poco libre
y un resto atrapada
no sé qué hacer
con las sonrisas
que no nacieron.
Tal vez guardarlas
para la vejez
para cuando la mueca
se confunda con
la felicidad y babee
de años húmedos.

4 comentarios:

ignacio pérez dijo...

cambiar la piel cuesta, como que la que te estas sacando esta calentita. hay que acostumbrarse, no tengo idea como llegue aca, pero te mando un saludo, y la vida tampoco no es tan cruel, las sonrisas que no se usan se acumulan, para mejores tiempos.

Luis Seguel dijo...

Fuerza, cuando hayas cruzado el tunel, la vida, pintada de un color distinto, te dará una gran satisfacción, por esto de las compensaciones, una mierda pero ayuda. Idem.

dreamparanoid dijo...

Ale, no he dejado nunca de mover mis manos
solo un tiempo de atolondramiento
me cobija.

Estoy un tanto ido
pero pronto enfermaré el teclado con mis vómitos efusivos.

besos

dreamparanoid dijo...

Tus sonrisas no las guardes,
ríete con tu alegría que aterra!
sonrie mostrando la sangre.
no guardes nada
que en la vejez tus dientes no dejaran espacio para no reir en la locura.