domingo, septiembre 10, 2006

Bajo relieve

Tengo pegado el espinazo al suelo
y la sien ahorcada de cansancio.

Tengo moho en el corazón
y un arsenal de ruido en la rodilla.

Veo la luz que se aleja
palmo a palmo de mis manos
y me dejo caer
caer
en un latido.


Perezco en el insomnio
auscultando los techos de las horas.

Mis pasos me han abandonado.
Es otra la que anda
pensando en un presente que se desarma
y se deshabita.

Quiero buscarme para descansar en paz
las próximas tardes
bajo el rellano del sol
sobre la quietud del silencio...
bajo relieve

1 comentario:

Luis Seguel dijo...

Precioso, si me permites decirlo, precioso, a pesar de lo que muestra, un abrazo de fuerza y...tu sabes.