miércoles, noviembre 01, 2006

Noche cerrada...

Gorjearon de libertad en mi oído
se me despertó la furia
tejió su maraña de silencio la palabra
y se preñó de ideas la mollera
se entumieron las rodillas
y quise más que ayer al desconocido.
Amo la penumbra de una voz en lontananza
y se triza el entendimiento alocado
se cuela un tufillo de ironía
y duerme agazapado en mi hígado.
No es más que eso
quisiera golondrinas
pero se desespereza la razón
y toca a triana.
Se devuelve al galope el amor inocente
pidiendo disculpas por la osadía
a raya lo deja el entendimiento
a buen recaudo estará bajo sospecha.
Gorjearon de libertad en mi oído
y me sonó a estampida y no a trinos.

2 comentarios:

Luis Seguel dijo...

Como yo se bien de que se trata esto, diré que si, no es solamente un tema sino que es una forma de buscar la utopía, esa búsqueda que a todos nos hace movernos. Eso, gracias por los pensamientos, tus palabras aclaran mucho, gracias

Luis Seguel dijo...

Perdona la redacción tan acantinflada del comentario anterior, si quieres lo puedes borrar por feo. Saludos