jueves, enero 18, 2007

Parque forestal...

Me faltaría tiempo y aire para enumerar las veces que he imaginado el momento de verte. Uno y otro instante recreado en mi mente.
Parece que la vida se burlara de uno y escondida se riera de las absurdas sorpresas que nos deja caer. Porque fue absurda la forma en que te vi. Siempre pensé que, de no hablarte, te miraría hasta que tu silueta se perdiera en alguna calle. Pero sólo pude fijar mi vista por un segundo en ti; un segundo para que el pasado se volcara en mis pupilas; un segundo para notar el tremendo desconcierto que te provoqué; un segundo para notar cómo rehuiste mi mirada, volteándola, como si con ello pudiera borrarse el tiempo.

Me conforta saberte bien, verte sonreir de la mano de tu actual alegría, con tus gestos tan tuyos, tu caminar...

¿Qué habrás pensado al verme con ese bebé? Una imagen como para una obra del absurdo: yo llevando un coche con un bebé de meses, paseándolo por el parque como una madre abnegada y feliz...¡¡¡¡¡¡Qué tontera!!!! ¿Quién podría pensar que sólo paseaba al hijo de una amiga?

Bueno y ¿qué importa?

Lo importante es que, por un momento fugaz y eterno, capturé de nuevo tu mirada, logré encontrarte y te supe feliz...
Es suficiente para mí.

2 comentarios:

gonzalo dijo...

me quedo en mi ciudad, lleno de prguntas y desprovisto de tu mirada.

Camila del Rosario Silva B. dijo...

Está muy bién escrito te felicito!!