sábado, diciembre 16, 2006

Mis tesoros...


En una cicatriz guardo el espanto
en mi mano empuñada un sueño vano
en mi carcaj azul guardo una nube
y en mi tórrido cuerpo una espera.

En mi mente alocada un teorema inconcluso
en mi oído izquierdo tu nombre robado
en mi vértebra torcida una postura de vida
en mi pestaña porfiada una lágrima.

Guardo un te quiero para un caminante
un deseo insepulto guardo por años
una palabra hiriente que me caréa los huesos
una célula cancerosa para el día de mi muerte.

Una carcajada eterna en mis costillas
un reguero de días en mi obituario
una cartera de estrías en mi memoria
una esperanza enquistada en mi retina.

Guardo una escalera porteña en mi celda
varios garabatos en un cuaderno infantil
un pétalo olvidado como un beso
un invierno frente al mar y lejos de ti.

Mis tesoros confesables guardo en la boca
mientras los demás son volutas de saliva
que atormentan la garganta
que vigilan el ansia
se atropellan por parirse en rebeldía
se agolpan en la trastienda de la lengua
se ahogan en preceptos...
c
a
l
l
a
n

1 comentario:

gonzalo dijo...

Dos poisibilidades sobre el tarot.

a) Dime por correo, qué hacen tus ojos en las rocas de la montaña; o,

b) Nos podemos juntar el lunes en la tarde en Santiiago.

Creo que el martes me voy de viaje.

mi correo es
gonzalovillar@gmail.com