lunes, diciembre 25, 2006

Ráfaga

25 de diciembre...día raro...como el día después de algo grande, un globo desinflado, fláxido. Un día de pocas palabras, poco movimiento...las grúas de los edificios en construcción parecen gigantes estáticos en medio de la ciudad...
Parece como si en el Santiago de mi ventana hubiesen desparramado un gas paralizante...unas pocas micros se atreven con el ruido...el resto es silencio; silencio como el de mi boca, de mis venas, de mis ojos.

1 comentario:

ignacio pérez dijo...

esa situación puede ser la mas placentera y reparadora o la mas depresiva y desoladora.