jueves, agosto 24, 2006

Mis pasos perdidos...

Ando con la brújula algo mareada, tropezando con antiguos desvaríos; haciéndome la loca con reparos y prohibiciones.
Ando maniatándome los ojos y el decir, esquivando esquinas, pisando miguelitos para no irme derechito al caos.
¡ Este placer que siento deambulando los límites insondables de mi nervadura será, tarde o tamprano, mi pérdida !
Me abrocho los labios, pero mis manos hablan por sí sólo, aunque en una clave perversa y pervertida.
Transito la huella del insomnio y mi mente febril se solaza en demostrarme que puede más que el cansancio y los sablazos de mis censuras.
Mi espera trasnochada, a veces, tiene su cerecita que la adorna y la derrite en palabritas rosadas a medio balbucear.
Me río de mí misma, pero también me reprendo y me reprimo.
Y me dejo llevar por un ratito, y me edifico, y me duermo adormilada de estrellas que sólo brillan para mí.
Mañana acecharé de nuevo, me alejaré otra vez, me ataré las ganas y ... pasará otro día.

1 comentario:

Luis Seguel dijo...

no te ates las ganas, desatalas y el mundo será mas mundo, fuerza y no olvides cuanto es el cariño,
te quiero mucho